Ganamos comisiones de afiliados cuando compra desde nuestros enlaces. Aprende más.

El presidente del Gobierno insiste en que las comunidades autónomas tienen “instrumentos jurídicos suficientes” para hacer frente a la pandemia.

Casi una semana después del gran batacazo de los socialistas en Madrid, Pedro Sánchez ha hablado por primera vez de una derrota que le afecta directamente, porque se implicó en la campaña y porque Madrid es su federación y Ángel Gabilondo el candidato que él eligió. El presidente ha hablado en una breve rueda de prensa con tres preguntas en Atenas, adonde viajó para participar en un foro económico y reunirse con el primer ministro griego, Kyriacos Mitsotakis. Sánchez ha admitido que los resultados son malos y ha señalado que ha entendido el mensaje y trabajará para recuperar la confianza de los madrileños, aunque ha limitado el impacto a esta comunidad. “Los resultados de Madrid son rotundamente malos, felicito a la señora Ayuso y al PP”, ha señalado. “La campaña se ha producido en unas circunstancias extraordinariamente adversas para el PSOE de Madrid. Pero también quiero decir que en Madrid la izquierda volverá con más fuerza de la mano del PSOE”, ha dicho para animar a los suyos, aunque después ha admitido que estos comicios son una señal importante que obliga a reflexionar. “Estas elecciones representan una gran oportunidad para aprender. Al final, de resultados tan adversos, con humildad, el PSOE tiene la gran oportunidad para aprender”, ha recalcado.
Sánchez ha dejado muy claro en cualquier caso que piensa agotar la legislatura y por tanto le quedan 32 meses para darle la vuelta a este resultado. “No olvidemos una cosa: se va a votar en Madrid [en las autonómicas] de nuevo, en 2023, antes de que se celebren las generales [a finales de 2023 o principios de 2024]. Quedan 32 meses para las elecciones generales y lo que queremos es superar esta pandemia, que la gente vuelva a recuperar su vida, propiciar una recuperación justa, y que gestionemos con eficacia los fondos europeos que van a permitir la gran transformación de la economía europea”.

Esta es la idea con la que el Gobierno pretender salir de la crisis: con tiempo y gestión del gran fondo de reconstrucción, con vacunación y recuperación económica que harán que las próximas elecciones se celebren en un ambiente completamente distinto al de la fatiga pandémica en la que ha triunfado el discurso de la “libertad” y el final de las restricciones de la presidenta madrileña. Cuando le han preguntado si sentía que tenía alguna responsabilidad en la derrota, y era una prueba del desgaste del Gobierno, Sánchez ha esquivado el asunto y ha tratado de limitar el impacto a Madrid. “Todas las elecciones tienen sus consecuencias. Pero estas están ligadas a un territorio y a un momento. El Ejecutivo está en tener una hoja de ruta para estos 32 meses, para llegar a 2023 con la pandemia superada y con estas grandes transformaciones en el ámbito educativo, energético, del mercado laboral, del reforzamiento de la ciencia, de la sanidad, con toda la hoja de ruta de modernización”.

Sánchez ha recordado que hace poco, tras las catalanas, parecía que el PP estaba hundido y el PSOE gobernaría muchos años. “Estas elecciones están circunscritas a un determinado momento. Hace pocos meses estábamos hablando de la victoria electoral del PSOE en Cataluña, hoy se habla de malos resultados del PSOE en Madrid, las cosas pueden cambiar de un momento a otro. Por tanto hay que aprender con humildad de los errores y trabajar duro para recuperar la confianza de los madrileños. Yo estoy convencido de que cuando se vuelva a votar en Madrid la izquierda volverá”, ha rematado.